infidelidad por internet

Infidelidad en el matrimonio a través de Internet

Se supone que la gente se casa porque se ama y porque desean compartir la vida, pero ocurre a veces que el matrimonio transforma a las personas. Termina con la relación y a veces, esto ocurre, como consecuencia de una infidelidad.

El caso es que aun cuando la gente se sigue casando, las relaciones con el tiempo cambian porque las personas cambiamos. Ya no somos los mismos. Nadie puede ser el mismo después de 10 o 20 años de casado. Un día de pronto se conoce a alguien o simplemente por aburrimiento descubres que puedes ligar por Internet en páginas para infieles. Conoces a esa otra persona. Pasas una noche con ella. Y así, de un día para otro ya te volviste infiel.

No es tan fácil que un matrimonio salga adelante, con mayor razón si la oferta sexual está a la orden del día y por todas partes. Convivir trae sus problemas. Verle la cara a la pareja todo el día también. No ser un buen amante en la cama a veces es algo que la otra persona lo lamenta, hasta que un día encuentra a alguien que le demuestra que nada está perdido, que hay tiempo todavía para sentir pasión verdadera.

Las infidelidades entre un hombre y una mujer casados se deben a muchos factores. El cansancio, el no verse durante el día, los momentos de agobio generalizados a los que la pareja no está exenta hacen que el matrimonio se convierta en una especie de estancia previa a cometer un acto de infidelidad.

Aunque hoy en día si un matrimonio no funciona la pareja se divorcia, existe también la figura de la comodidad, ya sea por parte del hombre como por parte de la mujer. Es decir prefieren seguir en pareja aun cuando ya no tengan una relación en la cama, a tener que verse en la urgencia de buscar un lugar nuevo para vivir.

La infidelidad en el matrimonio es algo que, a veces no siempre, llega tarde o temprano. Nuestros cuerpos cambian y el apetito sexual que antes sentíamos hacia la persona amada disminuye con el paso del tiempo: se termina por agotar. Unos lo sobrellevan de buena manera reemplazando el sexo por comida o reemplazando el sexo por películas, pero conviviendo con la pareja, pero otros en cambio no se resignan a la vida de hogar.

Nadie podrá negar que, los matrimonios cansen si no se cuidan. Se vuelven monótonos si uno no los riega como las plantas. Hay que renovarlos si se quiere seguir. Las infidelidades en el matrimonio son producto del abandono por parte de la pareja. Si dejas a tu pareja a su aire durante mucho tiempo, si no te preocupas por él o por ella, si no terminas de entender que desde el día que decidieron unir sus lazos aceptaron estar ahí en la medida que pase el tiempo, es lógico que uno de los dos termine deseando buscar eso que en casa ya no existe y si lo encuentra en vez de sentirse infiel, quizá le vuelva a llamar amor.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *