10 trucos para tener éxito al ligar con mujeres

#1 El momento y lugar adecuados. En teoría, si interpretas sus señales correctamente, se puede intentar ligar con mujeres en cualquier lugar o en cualquier momento. Sin embargo, por lo general hay ocasiones en las que realmente es mejor desistir. Un ejemplo extremo de esto sería en un funeral. Por más posibilidades que tengas, hay situaciones que conseguirán estropearte la posibilidad sin remedio.

#2 Interpreta las señales correctamente. Hay un poco de un arte en la interpretación de las señales emitidas por una mujer para indicar si está abierta a ligar, y no siempre será posible hacerlo bien. Sin embargo, hay algunas señales positivas: girar su cuerpo hacia ti, apuntar sus pies hacia ti, mantener contacto visual prolongado, mirarte la boca, tocarse el pelo mientras te mira…

#3 No hagas suposiciones. El lenguaje corporal y las palabras son los indicadores más fiables para saber si esa chica quiere ligar. La ropa que lleve o el maquillaje que use no es un indicador fiable en ningún caso, pues las mujeres se visten para gustarse a ellas mismas y no a los hombres.

#4 Contacto visual. En concreto, el contacto visual que establezcas con ella debe tener una duración determinada El contacto visual es bueno porque muestra la confianza y la fuerza de carácter, así como un propósito. Sin embargo, un contacto visual demasiado largo puede darle mal rollo a la chica y estropearte las posibilidades.

#5 Frases de ligón. En general, las frases predeterminadas de ligón no suelen funcionar. El consejo aquí es apuestes por lo que te venga a la mente de manera natural, porque cualquier cosa preparada previamente o conocida por todo el mundo te puede conseguir una respuesta muy negativa, hasta humillante.

#6 Sé natural. Como veíamos en el punto anterior, frases preparadas, ropa o peinado demasiado estudiados, movimientos de pierna ensayados… Todo esto no suele funcionar hoy en día y te dejará sin ninguna posibilidad de conseguir tu objetivo. Mejor intenta mostrarte natural tal y como tú eres, aunque no lo creas tendrás muchas más posibilidades.

#7 Apuesta por temas apropiados. Si has conseguido encontrarte a ti mismo en medio de una conversación con la chica que te ha gustado, enhorabuena. Ahora es el momento de evitar echarlo todo a perder con insinuaciones sexuales o temas fuera de lugar. Mantén el tema educado y tan original como puedas para llamar su atención en el buen sentido.

#8 No la bloquees. Una de las cosas que más va a incomodar a la chica con la que estés ligando es sentirse perseguida o bloqueada por ti. Evita a toda costa bloquearle el paso con el brazo, acorralarla en una esquina, seguirla al baño o a la barra a por una bebida o cualquier cosa que pueda resultarle asfixiante.

#9 Escucha. Tus orejas son las mejores armas que tienes a la hora de ligar después de la capacidad de interpretación del lenguaje corporal. No le sigas la corriente en todo momento, porque eso es poco atractivo y menos interesante, pero escúchala con total atención e interés. Y no se trata solo de demostrar que te interesa lo que te cuenta, sino que el tono y las palabras que elija te podrán dar pistas del interés que tiene en ti.

#10 Asume las derrotas. Si a pesar de tus mejores esfuerzos no parece demasiado interesada, es mejor que asumas la derrota y sigas adelante. La persistencia es una virtud en muchos ámbitos, pero no a la hora de ligar con mujeres. Aprende a reconocer las señales que muestren falta de interés y despídete con elegancia. A fin de cuentas, hay muchos más peces en el mar.

Los 6 motivos por los que las parejas se distancian

#1 No hay comunicación. La comunicación es, con diferencia, el aspecto con más importancia para mantener unidas a las parejas. ¿Todavía hablas con tu pareja de la misma manera que lo hacíais al comienzo de la relación? Cuando se empieza a dar por sentado la comunicación en una relación, es solo cuestión de tiempo que la deriva tome inevitablemente el control de la relación.

#2 Emociones reprimidas. ¿Tu pareja te ha dicho alguna vez que sueñes a lo grande, o que dejes el trabajo y encuentres algo mejor, o cualquier otra cosa que te ha hecho sentir pequeño y débil? ¿Cómo reaccionas ante esta situación? ¿Te comunicas con tu pareja y expresas lo que sientes por sus ideas, o sutilmente haces rechinar los dientes, pones los ojos en blanco y simplemente asientes con la cabeza para escapar de una discusión? Muchas parejas se separan, no porque no se amen entre sí, sino porque reprimen lo que realmente sienten acerca de las cosas que su pareja dice.

#3 Incompatibilidad. Esto puede suceder lo largo de los años, o inmediatamente después del período de enamoramiento. Si empiezas a creer que no tenéis nada en común, cada vez te sentirás peor. Y lo que comienza como una preocupación persistente puede acabar llevando a ambos en direcciones opuestas. Siempre es mejor poner a prueba vuestra compatibilidad al comienzo de la relación, en lugar de tratar de esculpirle bajo tu idea de pareja perfecta.

#4 Egos demasiado grandes. ¿Cuando discutís, los dos cedéis a veces por el bien de la felicidad de la pareja? En algunas relaciones, el ego juega un papel más importante que la relación misma. Si prefieres no hablarle o evitarle en lugar de llegar a un acuerdo, lo más probable es que tu ego sea la razón por la cual os estáis distanciando. Las discusiones son buenas para una relación, pero solo si se llevan a cabo de la manera correcta.

#5 Falta de tiempo para estar juntos. Hoy en día trabajamos muy duro y, a veces, no tenemos más de una o dos horas para estar con nuestra pareja a solas, porque siempre estamos trabajando o con los amigos. Al principio, seguramente os echaréis de menos. Pero a medida que pasan los meses, ambos aprenderéis a vivir el uno sin el otro.

#6 Acumulación de resentimientos. ¿Alguna vez sientes que tu pareja no es lo suficientemente buena para ti? Las decepciones que no se discuten siempre conducen a resentimientos y, con el paso del tiempo, estos resentimientos se acumulan y te convencen de que no estás satisfecho con la relación.